FIBROMIALGIA NO ES COSA DE SU IMAGINACIÓN

Durante décadas, pacientes con fibromialgia visitaron consultorios de diferentes especialidades buscando alivio para sus dolores. Cuestionados sobre el lugar del dolor, era común la respuesta “pregúntame dónde no duele”.
Los exámenes, sin embargo, no revelaban nada: ninguna lesión muscular, ninguna inflamación. El paciente peregrinaba de médicos a reumatólogos hasta, en fin, llegar a un psicólogo, a veces convencido de que el dolor sólo existía en su imaginación.

Como los dolores generalmente son musculares o se localizan en las articulaciones, durante mucho tiempo cabía a los reumatólogos investigarlas. Sin embargo, estudios apuntan que esta sería una enfermedad del área de los neurólogos. El cerebro de quien tiene fibromialgia procesaría el dolor de manera exagerada. Se estima que una presión de hasta cuatro kilos no provoque dolor en la mayoría de las personas, pero mucho menos que eso ya es suficiente para disparar dolor intenso en quien tiene la enfermedad.
“Desde la década de 1980 ya había estudios que mostraban que pacientes con fibromialgia tenían neurotransmisores de dolor, como la sustancia P (de” pain, “dolor” en inglés), en mayor cantidad. De los años 2000 para acá, con el avance de la neurociencia, pasó a ser posible mostrar en exámenes esa diferencia “, explica el dr. Eduardo dos Santos Paiva, presidente de la Comisión de Dolor, Fibromialgia y otros Síndromes de Partes Moles de la Sociedad Brasileña de Reumatología.
El cerebro de paciente con fibromialgia a la derecha presenta mayor reacción al dolor.
El cerebro de paciente con fibromialgia (a la derecha) presenta mayor reacción al dolor.

SINTOMAS Y DIAGNÓSTICO
Es posible detectar la reacción exagerada del cerebro a estímulos por medio de una Resonancia Magnética Funcional, pero ese es un examen extremadamente caro y laborioso y exige profesionales especializados y experimentados para ser realizado, lo que hace que no sea aplicado rutinariamente y quede prácticamente restringido al uso en estudios. En general, la investigación cuenta mucho con el relato del propio paciente y con exámenes para descartar enfermedades que puedan tener síntomas similares, como espondilitis, polimialgia reumática, hipotiroidismo y mieloma múltiple, un tipo de cáncer que acomete a más personas por encima de los 65 años.
En general, el primer indicio de fibromialgia es un dolor localizado que persiste y, con el tiempo, evoluciona y se extiende para llegar a ser difuso, asemejándose al dolor que toma el cuerpo entero después de una gripe fuerte. Normalmente el dolor surge sin motivo, pero a veces puede ser desengañado por traumas psicológicos, físicos, como una lesión provocada por un accidente de coche, o infecciones.

Hasta los años 1990, se usaba un mapa elaborado por 20 reumatólogos para probar la sensibilidad del paciente. Los 18 puntos distribuidos por el cuerpo eran los más citados por pacientes como lugares doloridos. Son simétricos bilateralmente, y la mayoría se concentra sobre la cintura. Algunos de ellos, en especial en la nuca, en las escápulas y en la parte externa de los codos, al ser presionados provocaban gritos de dolor.

e.

puntos fibromialgia
Los 18 puntos de dolor más frecuentes en la fibromialgia.
Sin embargo, el dolor de la fibromialgia es diferente de los dolores agudos, como las causadas por un corte o una puerta que se cierra violentamente sobre un dedo. El dolor agudo genera una reacción fisiológica, la persona suya, grita. En cuanto al dolor crónico la persona se va adaptando y pasa a convivir con ella en el día a día. Un paciente fibromiálgico que quiera ocultar su condición consigue hablar normalmente, sin demostrar que está sufriendo. Cuando está acostumbrado al dolor, entonces, vive su cotidiano aparentemente sin sentir ninguna incomodidad, lo que motiva la incredulidad por parte de quien convive con él.

Se entiende que, para haber fibromialgia, es necesario haber dolor en todo el cuerpo por más de tres meses, en la mayoría de los días a lo largo de ese período. “Los puntos de dolor se utilizaron mucho durante los años 1990. Hoy en día, todavía ayudan, pero no son definidores del diagnóstico. Es necesario que haya un conjunto de otros síntomas que engloban cansancio extremo, alteración del sueño, de la concentración y problemas de memoria “, afirma el dr. Eduardo.

Entre estos síntomas, es importante el papel de la fatiga para caracterizar la enfermedad. Es parte del proceso de diagnóstico un cuestionario que busca evaluar el impacto del cansancio en la rutina del paciente. Tiene que clasificar de 0 a 10 el nivel de dificultad que enfrentó para realizar ciertas tareas. Y por el grado de exigencia de las tareas, podemos tener una idea de lo intensa puede ser la falta de energía. Al final, ¿cómo es posible cansarse peinando los cabellos?
cuestionario fibromialgia

Cuestionario de evaluación del impacto de la fibromialgia.
“Es un cansancio diferente, no es una simple pereza. “Usted se despierta totalmente agotado, sin ninguna voluntad de hacer las cosas”, relata la contable Sonia Folador. Hoy con 56 años, tenía 45 cuando empezó a sentir fatiga, problemas de memoria y dolor generalizado, más concentrada en el lado derecho de la cadera.
Como ocurrió con Sonia, la enfermedad suele surgir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!